las píldoras ha sido aprobado por la FDA http://www.totmataro.cat/cialis-20mg-precio.html http://www.totmataro.cat/comprar-kamagra.html

Los aficionados violentos del fútbol en España ya suman nueve muertos desde 1982.

Pablo 30 Noviembre, 2014 0

descarga (47)

Un hombre falleció tras una pelea en la que fue protagonista entre los aficionados al Atlético de Madrid y el Deportivo La Coruña; de esta manera se suma una muerte más a las ocho registradas en España desde 1982, como consecuencia de la violencia que se desata entre los grupos que asisten a los encuentros de fútbol en el país.

Luis Montero Domínguez falleció en 1985 por causa de impacto de una bengala marítima en un encuentro de fútbol de segunda división; más tarde el niño Guillermo Alfonso Lázaro, de trece años, murió también por ser alcanzado por una bengala poco antes de iniciarse un partido entre el RCD Espanyol y el Cádiz, ambos clubes de la primera división.

A esta lista se suma en 1982, José Gómez Rodríguez, quién fallece tras una agresión de la que fue víctima en un partido de aficionados en Pallejá.

En mayo de 1984, Manuel Luque Castillejo, quien servía como policía nacional, falleció producto de los golpes que recibió al intervenir en una discusión en medio de un partido en Córdoba.

En 1990, Florentino Dueñas, quien se desempeñaba como árbitro regional; perdió la vida a causa de disparos efectuados por un policía jubilado en un partido Motril B y Calahonda.

En 1991, un joven francés, Frederic Rouquier, muere como consecuencia de las heridas que le fueron propinadas por un arma blanca por parte de un grupo de “skin heads” de los Boixos Nois, en Barcelona.

En marzo de 1994, Emiliano López Prada, falleció tras ser apuñalado en un bar de La Coruña por otro cliente tras celebrar un gol del Barcelona en un partido frente al Atlético de Madrid.

En diciembre de 1998, Aitor Zabaleta Cortázar, seguidor del Real Sociedad falleció también tras ser apuñalado por un miembro del grupo Bastión cerca al estadio Vicente Calderón, lugar donde se daría el encuentro entre su equipo y el Atlético de Madrid.

En octubre de 2003, Manuel Ríos Suárez, seguidor del Deportivo La Coruña falleció tras los fuertes golpes que recibió al término del encuentro de la Copa del Rey, celebrada entre su equipo y el Compostela.

En 2002, Iñigo Cabacas Liceranzu seguido del Club Atlético de Bilbao, falleció tras recibir un pelotazo de poma proveniente de la policía al término de un partido frente al Schalke.