las píldoras ha sido aprobado por la FDA http://www.totmataro.cat/cialis-20mg-precio.html http://www.totmataro.cat/comprar-kamagra.html

Porteros

aitoramoros 8 julio, 2009 0

En las últimas horas se han producido importantes novedades en las porterías de dos de los clubes más importantes de nuestra Liga. Por una parte, el Atlético de Madrid (a falta de la confirmación oficial) ha cerrado tras una larga negociación la contratación de Sergio Asenjo, el joven guardameta que se ha hecho un nombre en el Valladolid y por el que suspiraba media Europa. Por otro lado, y tras un tira y afloja tan largo como el anterior pero mucho más publicitado en los medios, Víctor Valdés ha firmado su renovación con el Barcelona hasta la temporada 2014. Dos buenos porteros, dos situaciones diferentes.

El Atlético de Madrid necesitaba un portero de garantías y con futuro desde hace algunas campañas. El fichaje de Coupet la temporada pasada sonó a chiste o a dorado retiro del meta francés, y sólo pasará a la historia del club por ser quién “defendió” la portería en el 6-0 del Camp Nou. Leo Franco no ha cumplido las expectativas que despertó con su llegada, pero en su descargo hay que decir que su paso por el Calderón ha coincidido con una época muy convulsa en la entidad colchonera. Ya no están ninguno de los dos: Coupet regresó a Francia en las filas del PSG y Leo probará suerte en Turquía con los colores del Galatasaray.

Asenjo, que acaba de cumplir 20 años, llega al equipo rojiblanco con la seguridad de disponer de minutos, ya que la idea que existe en la dirección técnica es que él sea el portero titular y subir al juvenil De Gea (otro diamante en bruto que ha dado muestras de su talento en las categorías inferiores de la selección nacional) a la primera plantilla para ser el segundo portero. No descartan, de todas formas, contratar un guardameta que se haga cargo de ese “marrón”, para no cortar así la progresión del mencionado De Gea. El hecho de no tener competencia es una arma de doble filo: igual le sirve a Asenjo para consolidarse y explotar como futbolista, o estanca su desarrollo al no tener adversidades a las que enfrentarse. Lo veremos a lo largo de la temporada…

Víctor Valdés, y su representante Ginés Carvajal, lograron finalmente su objetivo de renovar al alza su contrato con el Barcelona, situándose entre los jugadores mejor pagados de la plantilla “tricampeona”: entre cinco y siete millones de euros se embolsará por campaña. ¿Se lo merece? ¿Es Valdés un portero de garantías para el que ahora mismo (a falta de lo que diga el Real Madrid esta nueva temporada) es el mejor club del mundo? Como todo en la vida, es muy relativo.

El guardameta de Hospitalet de Llobregat, de 27 años, es el primero que se consolida en la portería del Camp Nou desde la marcha de Zubizarreta, con el que le una característica: es capaz de lo mejor y de lo peor. A Valdés, que no es internacional absoluto, se le recuerda por grandes actuaciones en partidos decisivos (las finales de Champions en París y Roma), pero también por fallos garrafales, como los que suele cometer cuando tiene a Villa delante…

¿Ha hecho bien el Barcelona en renovarle por esas cantidades? A su favor hay que decir que proviene de la cantera, que está asentado en la plantilla, tiene ascendencia sobre ella y forma parte del núcleo duro (donde están Xavi, Puyol e Iniesta), que salvo en la Copa ha sido parte fundamental del triplete,… y que su club estaba en una posición difícil porque no hay muchos porteros de garantías en el mercado con el que poder cubrir su posible salida. En su contra podemos alegar que cuando hace alguna “cantada”, la hace grande, que no está entre los cinco mejores porteros del mundo, y que su sueldo, por encima de lo que cobra otros cracks como Iniesta, puede ser foco de tensión dentro del grupo. Resumiendo, se puede decir que el Barcelona ha optado por “más vale malo conocido que bueno por conocer”.